El anillo vaginal, ¿es para mi?

¿Estás pensando en cambiar de anticonceptivo o en empezar a utilizar una alternativa a la píldora? ¿Quieres un anticonceptivo eficaz, cómodo y que se adapte a tu vida? ¡El anillo vaginal es para ti!

¿Qué es el anillo vaginal? ¿Cómo se utiliza?

El anillo vaginal es un anticonceptivo hormonal de baja dosis que se introduce en la vagina para que libere las hormonas localmente. Se trata de un anillo hecho de un material suave y flexible, que tú misma puedes introducir y extraer de forma similar a un tampón.

Como la liberación de las hormonas dentro de la vagina es progresiva y prolongada en el tiempo, solo es necesario que introduzcas un nuevo anillo al inicio de cada ciclo y lo dejes ahí durante 3 semanas. Al inicio de la cuarta semana, deberás extraerlo para que se inicie tu menstruación. Tras una semana de descanso, empezarás a utilizar un nuevo anillo. ¡Así de fácil!

Además, como es suave y cómodo, no es necesario que lo retires para tener relaciones sexuales. Si, aún así, prefieres quitártelo cada vez, no hay problema: solo debes recordar volver a introducirlo en tu vagina en un máximo de 3 horas.

Las 5 ventajas del anillo vaginal

  • Ante todo, es un anticonceptivo eficaz.
  • Es discreto y cómodo, ¡no notas que lo llevas puesto!
  • Fácil de insertar y retirar.
  • Solo necesitas acordarte de tu anticonceptivo 1 vez al mes.
  • Sigue siendo eficaz, aunque sufras vómitos, a diferencia de la píldora.

Mitos y verdades sobre el anillo vaginal

Como todos los productos novedosos, especialmente si se relacionan con la sexualidad, existen múltiples mitos alrededor de ellos. Detallamos algunos de los “peros” que puedes haber oído o leído en internet:

El anillo vaginal es menos eficaz que la píldora: FALSO

Aunque la dosis hormonal es menor, gracias a que se absorbe directamente a través de la mucosa de la vagina en lugar de ser digerida, resulta igual de eficaz.

Se puede caer o salir con facilidad: FALSO

Si lo colocas correctamente, es muy difícil que tu anillo vaginal se caiga o se salga de la vagina por sí solo.  Eso sí, puede ocurrir durante las relaciones sexuales, por eso te recomendamos comprobar después manualmente que está en su lugar.

El anillo vaginal es antihigiénico o provoca infecciones: FALSO

El material que lo compone dificulta la adherencia de bacterias, por lo que no es fuente de infecciones. Eso sí, debes lavarte las manos antes y después de colocarte el anillo.

El anillo vaginal engorda o produce acné: FALSO

La dosis hormonal es muy baja, por lo que no suele tener efectos indeseados, como el aumento de peso o el acné.

No se puede utilizar con espermicidas o antimicóticos: FALSO

Si utilizas espermicidas o antimicóticos mientras utilizas el anillo vaginal, no tienes porqué preocuparte, ya que estos no afectan a su capacidad anticonceptiva.

¿Para quién es el anillo vaginal?

Cualquier chica que busque un anticonceptivo hormonal de dosis baja puede beneficiarse de las ventajas del anillo vaginal. Por ejemplo:

  • Si tomas la píldora… pero alguna vez la has olvidado, o te cuesta estar pendiente siempre de tomarla.
  • Si pasas mucho tiempo fuera de casa y necesitas que tu anticonceptivo siga tu ritmo (y no interfiera con tu estilo de vida).
  • Si viajas con frecuencia o tienes horarios cambiantes.
  • Si ya tienes un bebé u otras obligaciones familiares y quieres un anticonceptivo que no te obligue a estar pendiente cada día.
  • Si te gusta probar cosas nuevas y no tienes miedo a ser la primera en cambiar.

El anillo vaginal es un anticonceptivo eficaz y versátil, pensado para adaptarse a la vida moderna. Si crees que puede ser para ti, ¡no te lo pienses! Consulta con tu ginecólogo y decídete a probarlo.